Índice de contenidos
¡Compártelo!

La ansiedad puede sentirse como esa sombra constante que nos sigue a todos lados. Como coach de salud integrativa y nutrición y como amante del mindfulness, estoy aquí para ayudarte a hacerle frente. En este artículo, vamos a hablar de la ansiedad como esa compañera incómoda, explorando cómo afecta nuestro cuerpo y mente, y cómo podemos abordarla desde diferentes ángulos: Surfeando la ansiedad.

1.     ¿Qué es la ansiedad en el día a día?

Imagínate ese nudo en el estómago antes de una presentación o esa sensación de nerviosismo o preocupación constante incluso sin razón aparente, esa sensación de estar siempre alerta. Ansiedad es no poder desconectar, es no poder bajar el ritmo. Eso es la ansiedad. Es como vivir con una sombra persistente que nubla nuestra paz interior. Si experimentas alguno de estos síntomas, no estás sola.

No siempre es fácil ver la razón o razones de la ansiedad, porque puede ser fruto de un miedo consciente o inconsciente, después hablaremos de eso. Pero lo que es indudable son sus efectos, que pueden afectar todos los aspectos de nuestra vida. Así que es crucial entenderla para poder abordarla de manera efectiva y recuperar la tranquilidad y el control sobre nuestras vidas.

2.     Las consecuencias de una relación complicada con la ansiedad:

La ansiedad no solo es un incómodo compañero de viaje emocional, sino que también puede dejar una marca en nuestra vida diaria. Los síntomas físicos como palpitaciones, insomnio y sudoración excesiva son solo la punta del iceberg.

A nivel emocional, la ansiedad puede socavar nuestra confianza y sabotear nuestras relaciones.

Además, a largo plazo, puede afectar nuestra salud física, contribuyendo a problemas como la presión arterial alta y trastornos digestivos.

La ansiedad es agotadora para nuestro cerebro y eso puede acabar conduciéndonos a la depresión, la cual a largo plazo genera cuadros de ansiedad a su vez, de forma que podemos entrar en un bucle del que es difícil salir.

Ignorarla no es una opción, y abordarla de manera integral se vuelve esencial para evitar que sus efectos se arraiguen en nuestra vida cotidiana.

3.     Ansiedad y miedo: ¿Cuál es la conexión?

La ansiedad y el miedo son primos hermanos. La ansiedad se alimenta del miedo, incluso sin que seamos conscientes de ello, miedo a que pase algo, a que no pase algo, miedo al fracaso, la incertidumbre, a la pérdida de control, a no ser suficiente, a que no te quieran,...

Es como si la ansiedad fuera la manifestación física y emocional de los miedos no abordados. Al entender esta conexión, podemos tirar del hilo y abordar directamente los miedos que la alimentan. Reconocer esta relación y entender su origen es esencial para desarmar su poder y trabajar hacia una mente más tranquila y liberada.

4.     Estrategias de salud integrativa: nutrición, mindfulness y más:

Como coach de salud integrativa, practico un enfoque que tiene en cuenta la influencia de las diferentes áreas de tu vida en tu salud. ¿Sabías que lo que comes puede afectar a tu ansiedad? Incorporar alimentos ricos en omega-3, magnesio y vitaminas B puede marcar la diferencia.

La práctica de mindfulness no solo calma la mente, sino que también te ayuda a enfrentar esos miedos de manera más tranquila. Y la toma de decisiones por incómodas que sean y el establecimiento de límites y prioridades pueden marcar la diferencia en tu bienestar.

5.     La conversación con tus emociones: inteligencia emocional en acción:

La ansiedad a menudo está conectada con emociones no resueltas. ¿Te resuena? Mi formación en inteligencia emocional me permite ayudarte a descifrar esas emociones, dándote las herramientas para manejarlas de manera saludable y disminuir la ansiedad. Mi enfoque en inteligencia emocional implica explorar esas emociones, desentrañar su origen y proporcionarte herramientas para gestionarlas de manera saludable.

Al aprender a mantener una conversación compasiva con tus emociones, puedes desarmar la ansiedad desde su fuente emocional, creando un espacio para la autocomprensión y la autorregulación emocional. Este proceso no solo te ayuda a hacer frente a la ansiedad, sino que también contribuye a un bienestar emocional duradero.

6.     Desmitificando el Cerebro Ansioso: neurociencia a tu favor:

¿Qué pasa en tu cabeza cuando te sientes ansiosa? La neurociencia nos da pistas importantes, nos habla de su relación con el miedo. La ansiedad es fruto del miedo de tu cerebro. Ese miedo puede ser por algo de lo que seas consciente o por algo inconsciente para ti.

Tu cerebro intenta protegerte, su primer objetivo es tu supervivencia, de forma que «te protege» de todo lo nuevo y de cosas que relaciona con vivencias que le causaron miedo y que igual ni recuerdas pero están ahí grabadas a fuego.

Exploramos cómo cambiar patrones mentales negativos reconfigurando las respuestas cerebrales para liberarse del miedo constante, construyendo un camino hacia una mente más serena. Es como entrenar tu cerebro para que trabaje a tu favor. Para ello va a ser vital reconectar con la calma, escucharnos con empatía, el refuerzo positivo pero también el famoso missdirection que tan bien funciona con los niños.

 

La ansiedad no tiene que ser tu enemigo constante. Como tu guía en este viaje, te animo a adoptar un enfoque holístico. Vamos a trabajar juntas en nutrir tu cuerpo, calmar tu mente y hacer frente a esos miedos. Transformemos la ansiedad en una oportunidad para crecer y vivir más plenamente. ¿Estás lista para este viaje hacia la tranquilidad? ¡Estoy aquí para ayudarte!

Maria Lietor

Coach en Salud Integrativa y Nutrición especializada en mujeres e Instructora en Mindfulness para la Gestión del Estrés

¡No te pierdas nada!

Suscríbete a la newsletter