Índice de contenidos
¡Compártelo!

Estamos en el inicio de un nuevo año, a estas alturas quizás ya has hecho tus propósitos, o quizás estás esperando a la próxima luna nueva. Sea como sea, es muy probable que al acabar el año hayas echado la vista atrás y hayas hecho balance de cómo ha ido el año, y sepas qué quieres mantener y qué quieres cambiar, pero es probable que no sepas por dónde empezar para no ser una de las personas que en marzo ya ha abandonado todos sus objetivos. Veamos estrategias de la Neurociencia para conseguir tus objetivos:

1. Mente y cuerpo: 

En la búsqueda de una vida más saludable, no podemos pasar por alto la profunda conexión entre mente y cuerpo. La neurociencia nos enseña que cultivar la salud mental influye directamente en nuestra salud física. Incorporar prácticas de mindfulness y meditación en tu día a día te ayudará a fortalecer esta conexión. La coherencia mente-cuerpo es la base para alcanzar cualquier propósito de salud.

2. Alimentación neurosaludable: 

La neurociencia respalda la idea de que lo que comemos afecta directamente a nuestro cerebro. Opta por una alimentación rica en antioxidantes, ácidos grasos omega-3 y nutrientes esenciales para promover la salud cerebral. Estos alimentos no solo optimizan la función cognitiva, sino que también respaldan el bienestar general de tu organismo. Nutre tu cerebro para nutrir tu vida.

3. Sueño reparador y rendimiento cerebral:

¿Sabías que el sueño desempeña un papel fundamental en la consolidación de la memoria y la toma de decisiones? Un sueño reparador es esencial para el funcionamiento óptimo del cerebro y para muchas otras funciones más. Vivir acorde a los ritmos circadianos facilita el descanso, y es esencial tener un sueño de calidad para potenciar nuestro rendimiento durante el día y así poder alcanzar  metas de salud.

4. Ejercicio y neuroplasticidad: 

El ejercicio regular no solo fortalece el cuerpo, sino que también estimula la neuroplasticidad, la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar. Encontrar una actividad que disfrutes va a ser un impulso para tu cerebro, y si una de esas actividades es el baile, aún vas a tener más beneficios, otro día hablaremos de eso ;)

5. Gestión del estrés desde la Neurociencia: 

Enfrentar el estrés desde una perspectiva neurocientífica implica comprender cómo afecta nuestro cerebro. Integra técnicas de gestión del estrés, como la respiración consciente y la meditación, para reducir los niveles de cortisol y promover la salud cerebral. Libérate del estrés para salir de la rueda de hámster y avanzar hacia tus propósitos.

Y recuerda, a veces es más útil liberarnos, dejar de hacer cosas que cargarnos con más tareas, de la misma forma que puede ser preferible dejar de comer ultraprocesados que añadir frutas ecológicas a tu despensa. Y recuerda que sobrevaloramos lo que podemos hacer en un año pero infravaloramos el crecimiento exponencial que supone al cabo de un año el hacer un pequeño cambio cada día.

Maria Lietor

Coach en Salud Integrativa y Nutrición especializada en mujeres e Instructora en Mindfulness para la Gestión del Estrés

¡No te pierdas nada!

Suscríbete a la newsletter