Índice de contenidos
¡Compártelo!

La oxitocina es la hormona del amor, del vínculo, del sexo, del parto y de la lactancia. Descubramos también cómo combatir el estrés con oxitocina.

Pues nada, dame un bote de oxitocina y listos! Ay esas prisas que tenemos, nos han acostumbrado a que todo se soluciona con una pastilla, o al menos se palia. Pero que no cunda el pánico porque en este caso es aún más sencillo que tomar una pastilla y desde luego, tiene menos efectos secundarios.

La oxitocina, una mirada a esta ‘hormona del amor’

No vamos a entrar en explicar qué es exactamente la oxitocina, y cómo se comporta en el organismo para que tenga estos super poderes.

Muchos seguramente la conozcáis porque es la hormona que desencadena el trabajo de parto y también se libera durante la lactancia materna. Y poco más se sabía de ella hasta no hace mucho.

El suceso que llevó a la psiquiatra Marian Rojas Estapé a estudiar la oxitocina es muy revelador, explica cómo después de sentirse amenazada por un desconocido una noche mientras iba a recoger su coche en un aparcamiento, con los niveles de cortisol por las nubes, de camino a casa apenas era capaz de explicarle por teléfono a su marido lo que le había pasado. Sin embargo al llegar a casa y ponerse a amamantar a su bebé, que la reclamaba, sin darse cuenta recuperó la calma. Al llegar su marido, con curiosidad le preguntó qué había hecho para recuperar la serenidad. Fue su despertar para empezar a estudiar la oxitocina, y de ahí nace su libro “Encuentra tu persona vitamina” el cual os recomiendo.

En este artículo vamos a ser prácticos y vamos a ver cómo combatir el estrés con oxitocina. Pero antes que nada vamos a ver qué es el estrés.

¿Qué es el estrés y cuándo puede suponer un problema?

El estrés es una respuesta natural del organismo ante lo que percibe como una amenaza. Si estamos aquí como especie es gracias a él, ya que es el encargado de preparar al cuerpo para luchar o huir, y de esta forma ponernos a salvo ante un peligro. A nivel fisiológico aumenta la presión sanguínea, prepara la musculatura para esa lucha o huida…

El problema viene cuando activamos ese mecanismo ante circunstancias que no ponen en peligro nuestra vida o vivimos con esa alarma constante. Realmente nuestro cerebro no distingue entre una amenaza real y una creada por nosotros, así que si nos estresamos ante la idea de tener que hacer una presentación en público o con el atasco diario camino del trabajo, estamos sometiendo a nuestro cuerpo a una amenaza ficticia que de forma sostenida va a tener efectos negativos en nuestra salud tales como:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Hipertensión
  • Dolores musculares
  • Dolores de cabeza/ migrañas
  • Enfermedades inmunológicas
  • Problemas digestivos
  • Fatiga crónica
  • Disfunciones sexuales
  • Irregularidades menstruales
  • Insomnio
  • Irritabilidad
  • Abuso de sustancias
  • Reducción de capacidades de aprendizaje
  • Y por desgracia la lista sigue…

Entonces, ¿cómo podemos generar oxitocina?

Con este panorama, nos conviene tener presente que tenemos un aliado, la oxitocina. La oxitocina va a contrarrestar los efectos del cortisol, su famoso archienemigo, la hormona el estrés. Así que vamos a ver cómo combatir el estrés con oxitocina.

¿Qué podemos hacer para generar oxitocina?

  1. A través del contacto físico: Abrazarnos, de más de 20 segundos por favor, o hasta que notes que la otra persona reduce la tensión, esos son los abrazos vitamina! Dar o recibir masajes, sexo, caricias… Si estás solo abrázate a ti mismo, acaríciate, date amor!
  2. La música no solo amansa a las fieras, también a las personas, escuchar música aumenta nuestros niveles de oxitocina, así que elige y dale a “on”.
  3. Pasar tiempo con nuestros seres queridos y disfrutar con ellos.
  4. La risa es otra gran aliada. Merecería un artículo para ella sola, no en balde los taoístas creen que la salud de una persona está ligada a las veces que ríe al día y que alarga la vida, ahí lo dejo…
  5. Compartir nuestra vida con un animal de compañía nos serena y nos relaja, ese vínculo es incluso puede ser incluso sanador en algunos casos.
  6. La meditación, el mindfulness, practicar la gratitud, todo ello más allá de eliminar el estrés, nos conecta con la paz y la plenitud.

Es sencillo, verdad? Tenemos un montón de herramientas para activar la más poderosa de las armas contra el estrés y el cortisol.

Te las explico también en este breve vídeo:

Maria Lietor

Coach en Salud Integrativa y Nutrición especializada en mujeres e Instructora en Mindfulness para la Gestión del Estrés

¡No te pierdas nada!

Suscríbete a la newsletter