Índice de contenidos
¡Compártelo!

Hace unos días en una formación de alto rendimiento me asaltaron de nuevo mis viejas compañeras Mrs. Perfección y Mss. Autoexigencia, el sobre control quería tomar el mando. Y es que a menudo nos encontramos luchando contra la incertidumbre y los pensamientos intrusivos que nos hacen cuestionar cada paso que damos. ¿Es cuestión de responsabilidad o de control? ¿Dónde está la línea que las separa? Vamos a ver cómo tolerar la incertidumbre: responsabilidad sin sobre control con Alegroterapia.

 

En Alegroterapia, nuestra misión es clara: promover un ambiente laboral saludable y productivo, donde la responsabilidad se entrelace con la alegría y la autoconfianza, que nos libera de ese peso del miedo. Pero, ¿cómo logramos esto sin caer en la trampa del control excesivo y los pensamientos de «¿y si?» que nos bloquean?

 

Es importante recordar que si bien la perfección no existe, la certidumbre total es una ilusión. Por más meticulosos que seamos, siempre habrá aspectos que escapen a nuestro control. En lugar de enfocarnos en evitar errores a toda costa, debemos aprender a tolerar la incertidumbre y aceptar que cometer errores es parte del proceso de crecimiento y aprendizaje.

 

Al enfrentarnos a situaciones que nos generan ansiedad o inquietud, es útil:

1. Evaluar la intranquilidad:

¿Cómo de incómodos nos hace sentir la situación en una escala del 0 al 10? Reconocer nuestras emociones nos ayuda a abordarlas de manera más efectiva.

 

2. Reconocer la intolerancia a la incertidumbre:

¿Estamos tratando de controlar cada detalle por miedo a lo desconocido? Es importante ser conscientes de cómo nuestra mente nos empuja hacia comportamientos de control y perfeccionismo.

 

3. Renunciar a la obsesión por el control:

Aceptar que no podemos prever ni controlar todo nos libera del peso de la perfección inalcanzable. Exponernos a la incertidumbre nos ayuda a superarla.

 

4. Identificar las consecuencias a largo plazo:

Aunque el desasosiego puede persistir a corto plazo, aprender a tolerarlo nos permite vivir con más libertad y confianza en el futuro. En última instancia, nos ayuda a construir una vida sin miedo.

 

En palabras de Alex Hormozi, «El estrés de tratar de ser perfecto te mata más rápido que tus imperfecciones». En Alegroterapia, entendemos que la búsqueda de la perfección puede ser agotadora y contraproducente. En lugar de obsesionarnos con lo óptimo, nos enfocamos en encontrar soluciones eficaces, aunque imperfectas, como la vida misma, que nos permitan avanzar y crecer.

 

Voltaire nos recordaba que «Lo mejor es enemigo de lo bueno». En lugar de buscar la solución perfecta, debemos aprender a reconocer y valorar las soluciones realistas que nos acercan a nuestros objetivos.

 

En Alegroterapia, ayudamos a nuestros clientes a abrazar la imperfección y a encontrar alegría en el proceso de crecimiento y aprendizaje. Promovemos un ambiente de responsabilidad sin sobre control, donde se fomenta la confianza en uno mismo y se celebra el progreso, no la perfección.

 

Como dijo Confucio, «Un diamante con una falla es mejor que un guijarro sin ninguna». En Alegroterapia, celebramos nuestras imperfecciones ya que son parte de lo que nos hace únicos y valiosos.

 

Así que la próxima vez que te encuentres luchando contra la incertidumbre y los pensamientos intrusivos, recuerda que en Alegroterapia estamos aquí para ayudarte a abrazar la imperfección y encontrar alegría en el camino hacia la responsabilidad sin control.

Maria Lietor

Coach en Salud Integrativa y Nutrición especializada en mujeres e Instructora en Mindfulness para la Gestión del Estrés

¡No te pierdas nada!

Suscríbete a la newsletter