Índice de contenidos
¡Compártelo!

En la búsqueda incesante de la realización personal, nos encontramos atrapados en el paradigma que Maslow definió como la cúspide de nuestras aspiraciones. Somos productores por naturaleza, empujados a encontrar significado y satisfacción en nuestras ocupaciones y en nuestras vidas en general. Sin embargo, ¿qué sucede cuando este vehículo hacia la autorrealización se convierte en un camino hacia el agotamiento y la desilusión?

 

Las cifras son reveladoras: el 90% de los españoles no se siente comprometido con su trabajo, y un preocupante 36% se enfrenta diariamente al burn out. En esta era vertiginosa de hiperconexión y hiperactividad, la realización de actividades que no nos colman de satisfacción nos sumerge en un mar de estrés y ansiedad, que a menudo desemboca en el temido burnout cuando también forma parte de nuestra vida profesional.

 

El agotamiento se apodera de nosotros, nuestra autoestima se ve erosionada, la despersonalización nos distancia de nuestra verdadera esencia, y nos sumimos en una perpetua sensación de cansancio y fatiga.

 

Pero, ¿qué hay del ocio? ¿Por qué no somos capaces de desconectar fuera del trabajo y acabamos padeciendo estrés fuera del ámbito laboral? La respuesta está en una sociedad obsesionada con la productividad, incluso los momentos de descanso se han convertido en oportunidades para mejorar y ser útiles. Ya no leemos un libro, lo escuchamos mientras vamos de camino al trabajo, no hacemos ejercicio «simplemente», aprovechamos para escuchar un podcast. La multitarea se glorifica, mientras que el tiempo libre se estigmatiza. Aburrirse no está permitido, y tener tiempo para uno mismo es visto como una rareza propia de gente insulsa, sin amigos ni intereses.

 

En este frenesí constante, hemos perdido el valor de la pausa, la inspiración y la creatividad que emergen de esos momentos de quietud. ¿Quizás nos asusta enfrentarnos a nosotros mismos en silencio, sin distracciones?

 

Nos han vendido la ilusión del esfuerzo como el medio para alcanzar el éxito, convirtiendo la oficina en un escenario donde calentamos la silla más allá de nuestro horario en busca de reconocimiento externo. La resistencia, el esfuerzo y el compromiso se han erigido como los pilares del triunfo, nadie habla de las renuncias y los fracasos que son parte intrínseca del camino hacia el éxito. Nos presionamos para ser infalibles, sin espacio para el error o la duda, lo que nos sumerge aún más en un estado de estrés, ansiedad y competitividad desmedida.

 

Estas son algunas estrategias para combatir el burnout y conseguir el equilibrio en la Era Digital:

  1. Establece límites: Define horarios claros para el trabajo y el tiempo personal. Evita revisar correos electrónicos o mensajes fuera de tu horario laboral para desconectar completamente.
  2. Prioriza tareas: Identifica las actividades más importantes y urgentes en tu trabajo y en tu vida personal. Dedica tiempo a lo que realmente importa y aprende a decir no a lo que no es esencial.
  3. Practica el autocuidado: Dedica tiempo regularmente para actividades que te relajen y te rejuvenezcan, como el ejercicio, la meditación, o simplemente pasar tiempo al aire libre.
  4. Desconéctate digitalmente: Establece períodos de tiempo durante el día en los que te desconectes de la tecnología y te enfoques en actividades offline que te brinden placer y relajación.
  5. Establece metas realistas: Define metas alcanzables tanto en tu trabajo como en tu vida personal. Evita la sobrecarga de trabajo al establecer expectativas realistas para ti mismo.
  6. Fomenta relaciones saludables: Prioriza pasar tiempo con amigos y seres queridos, ya sea en persona o a través de medios virtuales. Las relaciones sociales son fundamentales para tu bienestar emocional.
  7. Busca apoyo: No tengas miedo de pedir ayuda cuando la necesites. Habla con amigos, familiares o un profesional de la salud mental si sientes que estás luchando contra el burnout.

 

Recuerda que el equilibrio entre el trabajo y el ocio es fundamental para tu salud y bienestar en la era digital. Implementa estas estrategias para evitar el burnout y disfrutar de una vida más equilibrada y satisfactoria.

 

Es hora de reconectar con nuestra autenticidad y encontrar un equilibrio entre trabajo y ocio, entre el esfuerzo y la pausa. No nos esforcemos por encajar en un molde impuesto por la sociedad, abracemos nuestra singularidad y nos permitamos disfrutar del viaje hacia la realización personal, sin caer presos del agotamiento y la desilusión.

 

El verdadero éxito reside en nuestra capacidad para vivir una vida plena y auténtica, donde el trabajo sea una fuente de realización y el ocio sea un espacio donde encontramos la verdadera esencia de quienes somos, libre de expectativas y cargas externas.

Maria Lietor

Coach en Salud Integrativa y Nutrición especializada en mujeres e Instructora en Mindfulness para la Gestión del Estrés

¡No te pierdas nada!

Suscríbete a la newsletter