Índice de contenidos
¡Compártelo!

Hay mucha confusión sobre qué es el Mindfulness, la mayoría de la gente diría que es algo relacionado con la meditación, si no la meditación misma. Y aunque hay quien dice que mindfulness es un tipo de meditación, yo soy más partidaria de pensar lo contrario, para mí practicar meditación es practicar mindfulness, pero se puede hacer mindfulness de muchas otras formas.

Mindfulness puede incluir meditación pero es mucho más que eso y probablemente es la mejor solución al estrés hoy día.

Así que vamos a ver qué es Mindfulness y cómo te puede ayudar.

¿Qué es Mindfulness?

Mindfulness se traduciría en español como consciencia o atención plena, y no es nada más y nada menos que ese estado de presencia, de estar en el aquí y en el ahora, de forma deliberada, con atención y de forma libre de juicios.

Según el creador del programa MBSR (Mindfulness Based Stress Reduction), Jon Kabat-Zinn, Mindfulness es “la conciencia que surge al prestar atención de forma particular, con intención, al momento presente y sin juzgar”.

Para ello se trabajan especialmente 3 puntos:

1.   Prestar atención con intención, evitando que salte el piloto automático.

2.   La atención debe estar en el presente, para ello nos ayudará centrarnos en las sensaciones corporales, sonidos, olores, sentimientos…

3. Suspender el juicio, no valorar lo que ni tú ni los demás hacen, sienten, piensan.

El Mindulness es un gran aliado como decíamos para combatir el estrés, pero primero vamos a ver qué es el estrés.

¿Qué es el estrés?

El estrés es una respuesta del organismo ante algo que percibe como una amenaza. Por lo tanto el estrés en sí es un mecanismo de supervivencia.

Prepara al cuerpo para: Luchar o huir.

Aumenta la presión sanguínea, se prepara la musculatura… Y se pierde la capacidad de valorar e interpretar lo que está sucediendo y por lo tanto no nos ayuda a responder de forma racional a los acontecimientos si no a reaccionar ante ellos.

De esta forma, si el mecanismo funciona debidamente seremos capaces de salir corriendo si se acerca un coche hacia nosotros a toda velocidad, será una reacción, no la consecuencia de un acto deliberado. Y gracias a esa reacción hemos sobrevivido como especie, si no que se lo digan a nuestros ancestros que veían comprometida su supervivencia constantemente.

El problema viene cuando percibimos como amenazas cosas que a priori no lo son, la reunión del trabajo, el atasco que nos hará llegar tarde al trabajo, que pensamos puede acabar con nuestro despido,… O cuando vivimos en esa alerta constante, como si nos acechara un peligro en cada esquina.

Beneficios del Mindfulness

Aunque yo trabajo especialmente el Mindfulness como herramienta para combatir el distrés -ese estrés sostenido en el tiempo o injustificado, el que no es adaptativo si no que nos lleva por el camino de la amargura-. Mientras lo hacemos vamos a tener otros beneficios paralelos como son:

Mejora de la atención y la capacidad de aprendizaje

Mejora en la comunicación y las relaciones

Mejora de la autoestima

Mayor creatividad

Y en el ámbito de la salud:

Reducción del estrés y la ansiedad

Reducción de dolores crónicos

Mejora en enfermedades cardiovasculares

Mejora del sistema inmune

Reducción del malestar en el cáncer y otras enfermedades

 

¿Cómo empiezo a practicar Mindfulness?

Puedes empezar ahora mismo, en cualquier momento y haciendo cualquier cosa… ¿Algo más específico? Prueba con esto:

Mindful-eating/ Comer de forma consciente:

Si puedes empieza comprando la comida, siendo consciente de dónde viene, valora esa procedencia, dónde ha crecido, cuál ha sido el camino de ese alimento hasta que ha llegado a tus manos. Cocínalo con atención, con amor, con cuidado, y una vez en tu plato, obsérvalo, disfruta de los colores, el olor, la textura al cortarlo, al degustarlo, intenta identificar los diferentes ingredientes una vez en la boca, su textura, su sabor, mastica lentamente, deja el cubierto en la mesa entre bocado y bocado, disfruta del momento!

 

Ducha consciente.

Crear un momento especial, ambientar el baño con velas, música suave, es genial. Pero si además te centras en estar ahí ya lo tienes todo, cómo hacerlo cuando llevas toda la vida haciéndolo en piloto automático?

Nota la sensación del agua al caer por tu piel, el tacto pero también la temperatura, utiliza un jabón con un aroma que te guste, disfruta del olor, la textura de la espuma, la esponja o lo que utilices, aprovecha para hacerlo con suavidad, como un acto de amor hacia ti mismx.

He querido poneros un par de ejemplos prácticos que podéis practicar cada día pero también son muy útiles:

●    Baños de bosque

●    Caminatas conscientes

●    Tareas domésticas realizadas con consciencia plena

●    Hobbies, los hobbies tienen el superpoder de anclarnos al presente, nos hacen entrar en ese momento de “flow” en el que se nos pasan las horas volando y no pensamos en nada más que en la actividad que nos ocupa.

Si necesitas ayuda para empezar a practicar Mindfulness, quieres profundizar en el tema o tienes alguna duda, contacta conmigo, estaré encantada de atenderte.

Maria Lietor

Coach en Salud Integrativa y Nutrición especializada en mujeres e Instructora en Mindfulness para la Gestión del Estrés

¡No te pierdas nada!

Suscríbete a la newsletter